2 julio 2020

La Sociedad

Agencia de noticas

La OMS y el ACNUR unen sus fuerzas para mejorar los servicios de salud para refugiados

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) han firmado hoy un nuevo acuerdo para fortalecer y mejorar los servicios de salud para los millones de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo.

De este modo, se actualiza y amplía un acuerdo que ambas organizaciones firmaron en 1997. Uno de los principales objetivos en el año actual será ayudar a proteger de la COVID-19 a unos 70 millones de personas desplazadas por la fuerza. De ellas, unos 26 millones son refugiados, el 80% de los cuales se encuentran acogidas en países de ingresos medianos y bajos con sistemas de salud precarios. A esta cifra se suman 40 millones de desplazados internos que también requieren asistencia.

Desde hace más de 20 años, el ACNUR y la OMS vienen colaborando en todo el mundo para salvaguardar la salud de algunos de los grupos poblacionales más vulnerables, prestando conjuntamente servicios de salud a los refugiados en todas las regiones —desde que se declaran las epidemias y a lo largo de situaciones prolongadas de desplazamiento—, defendiendo incansablemente que se incluya a los refugiados y los apátridas en los planes nacionales de salud pública de los países de acogida.

En la actualidad, ambas organizaciones colaboran para detener la propagación de la pandemia de COVID‑19 y para garantizar que las personas desplazadas por la fuerza tengan acceso a los servicios de salud que necesitan y estén protegidas de la COVID-19, entre otros problemas de salud.

Según Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, «la colaboración a largo plazo que firmaron el ACNUR y la OMS es fundamental para frenar la pandemia de COVID-19 y hacer frente a otras emergencias. Día tras día, esta alianza se fortalece y permite salvar la vida de millones de personas que se ven obligadas a huir de sus hogares. Los refugiados, los solicitantes de asilo, los desplazados internos y los apátridas serán beneficiarios directos de la consolidación de esta alianza, que nos ayudará a combatir mejor las emergencias y a aprovechar al máximo los recursos de nuestras dos organizaciones para encontrar soluciones en materia de salud pública para las actividades que desarrollamos en todo el mundo».

Por su parte, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, explica: «Las actividades de nuestras dos organizaciones se basan en el principio de solidaridad y en el compromiso de servir a los grupos poblacionales vulnerables. Nos comprometemos a trabajar codo con codo para proteger la salud de todas las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares y a garantizar que reciban los servicios de salud que necesitan en el momento y el lugar adecuados. La actual pandemia no hace sino subrayar la importancia vital de nuestra colaboración para lograr mejores resultados».