2 julio 2020

La Sociedad

Agencia de noticas

Transfusión de plasma sanguíneo, una esperanza que aún falta por analizarse

Este tratamiento experimental es en realidad muy antiguo.  De Hecho que ya se utilizó en 1918 para tratar a pacientes con Gripe Española.

Gabriel Simery – Sociedad.es (CNN y otros medios)

La transfusión de plasma de sangre de pacientes recuperados, después de haber adquirido el coronavirus (COVID-19), a los infectados, que están batallando contra la enfermedad, dio resultados positivos como tratamiento.

La idea es que el plasma convaleciente de los pacientes recuperados –la parte líquida de la sangre– contiene anticuerpos que podrían ayudar a fortalecer la respuesta inmune de otros pacientes que aún luchan contra la infección.

“La experiencia previa con virus respiratorios y los datos limitados que han surgido de China sugieren que el plasma convaleciente tiene el potencial de disminuir la gravedad o acortar la duración de la enfermedad causada por el covid-19. Es importante evaluar esta terapia potencial en el contexto de ensayos clínicos, a través de un acceso ampliado, así como facilitar el acceso de emergencia para pacientes individuales, según corresponda”, dijo el comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU, FDA (por su sigla en inglés), el Dr. Stephen Hahn.

Este tratamiento experimental es en realidad muy antiguo. De hecho ya se utilizó en 1918 para tratar de contener el virus de la gripe española. Entonces se mostró eficaz y logró reducir a la mitad la letalidad del agente infeccioso. En el siglo siguiente, demostró su valía durante el brote de síndrome respiratorio agudo grave (SARS) en Hong Kong en 2003. Años después, en 2014, también suscitó efectos esperanzadores durante el brote de ébola de 2014.

Quedan algunas dudas

Sin embargo, en España, «Seguimos sin saber si el plasma de pacientes que han sufrido el coronavirus es útil para otros», asegura el presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, Ramón García Sanz, quien sostiene que la estrategia comporta riesgos. «Sabemos que el virus produce una respuesta inflamatoria que muchas veces lleva a la muerte. Eventualmente, una infusión de plasma podría provocar este fenómeno. Por eso hay que demostrarlo muy bien y acreditar que el tratamiento es seguro y eficaz».

El hematólogo del Hospital Universitario de Salamanca sostiene que a veces «las hipótesis no se cumplen». «Puede que la terapia fracase porque los donantes a los que se ha recurrido solo superaron un coronavirus demasiado leve».

Según el experto, los enfermos oncohematológicos, especialmente los que han recibido un trasplante de médula ósea, se están infectando poco del SARS-CoV-2, causante de la enfermedad. «Son bastantes disciplinados, se cuidan mucho, suelen evitar las aglomeraciones y salen poco a la calle. Cuando vienen al hospital casi siempre llevan mascarillas específicas coma las FFP3». Más problemas están teniendo los enfermos que ya estaban curados hace mucho tiempo y han bajado la guardia, o aquellos cuyo tratamiento no era demasiado severo. «Por desgracia, sigue existiendo un déficit de información en este y otros muchos campos».

Según la FDA, más de 1.040 sitios y 950 investigadores médicos en todo el país se han inscrito para participar en un esfuerzo dirigido por la Clínica Mayo para ampliar el acceso al plasma. La FDA también señaló en su anuncio que se están realizando varios ensayos clínicos para evaluar la seguridad y la eficacia del plasma convaleciente y también ha otorgado varias aplicaciones de medicamentos nuevos en investigación de emergencia para un solo paciente.

Esta terapia, en la cual se aplica plasma hiperinmunizado con anticuerpos de un convaleciente por Covid-19 (FOTO TVMAULE CL)